jueves, 9 de junio de 2016

CANOAS



Camine, por los bosques encantados
Allí encontré un volcán enojado
No comprendí el origen de su enojo
Oscureció la mente aquel bramido
Al mirar un águila volando

Sintió el cuerpo que se estaba abanicando

No hay comentarios.: