miércoles, 16 de julio de 2014

DOS RIOS ABAJO





Dóciles fueron los mundos al comienzo
Olas adormecidas en la niebla
Suspiraban estando encadenados
Relámpagos de pasión la atormentaban
Inquietas permanecían en la mente del creador
Organizando apariciones en la vida
Salieron como flechas temblorosas
A ocupar un lugar del universo
Brillaron como cuásares primitivos
Ardientes como la juventud divina
Jugaron con sus hermanas, los luceros
Obedientes, orbitaron por el cosmos

No hay comentarios.: