lunes, 16 de junio de 2014

STA MARTA





Sembré una rosa, en tu corazón un dia
Teniendo el cielo como testigo siempre
Amaría la mujer en el desierto
Mitad musa, y mitad melancolía
Al crecer la rosa, pleno me sentía
Recordaba volar en primavera
Todo en el mundo, fue un jardín de rosas
A las mujeres las encuentro hermosas

No hay comentarios.: