martes, 3 de junio de 2014

SANTIAGO





Sembré una flor en el corazón un día
A ella me entregue con pasión
Nació la flor, libre como el viento
Tuve el presentimiento que moriría de amor
Incline la cabeza en su regazo
Acariciando los pétalos de amor
Grande fue la sorpresa en el instante
Oculto estaba en otro corazón

No hay comentarios.: