martes, 3 de junio de 2014

SAN FRANCISCO





Su lobo es conocido en el universo
A la selva se entregó con devoción
Nacen leyendas que el pueblo no comprende
Francisco fue un santo, que la selva escucho
Recorrió caminos, poblados irrisorios
Acariciando los animales del lugar
Nacieron poemas dignos de aquel santo
Creció su humildad y su generosidad
Inquieto estuvo hablando con el lobo
Sereno la cigarra escucho
Comprendió el lenguaje del animal ambiento
Olvidar quiso al hombre y su rencor

No hay comentarios.: