viernes, 6 de junio de 2014

RINCON HONDO





Rencorosos los hombres se enloquecen
Invitan a la mente a meditar
Navegan por las aguas turbulentas
Como queriendo las penas disipar
Oscurecen las aguas con sus sombras
Navegan sin brújula y timón
Hundidos permanecen en el fondo
Ocupando un lugar fatal
No comprender que el rencor es una venda
Donde el alma no puede descansar
Oculta esta, y no nos deja descansar

No hay comentarios.: