jueves, 26 de junio de 2014

NORTE DE SANTANDER





Nacida en el ocaso del atardecer
Oculta en las mentes otoñales
Reluciente en las galaxias celestiales
Tímidamente te miramos florecer
Es admirada en los confines terrenales
Despide amor en las almas matutinas
Es hermosa y nos hace estremecer
Son llanuras donde trinan los turpiales
Anunciando la paz de algunos funerales
Navegaremos airosos en el amanecer
Todos miramos los floridos cafetales
Abrazamos las mentes fraternales
Nacidas silenciosas en el anochecer
Dios escucho las oraciones temporales
En labios de mujeres virginales
Ríos de mieles nos hacen ver

No hay comentarios.: