miércoles, 11 de junio de 2014

MONTAÑA



Murieron las torcazas de aquel árbol
Oculto un cazador les disparo
No comprendió, el daño que el hacia
Terminaron los arrullos ese día
A sus hijos el hombre termino
Ñeques, corren a la sombra del árbol
Al cazador, la angustia lo mato

No hay comentarios.: