lunes, 16 de junio de 2014

LA SORDERA



Para los negocios, se puede ser sordo
El oponente, debe hablar más claro
Puede haber buen acuerdo
Que se ilumine el pago

Con la sordera, se consigue mucho
El otro debe ser conciso
Debe ser ducho
Solo decir lo preciso

“A palabras necias, oídos sordos”
Se debe de tener paciencia
Para discutir con los sordos

No hay hombres sordos
Ellos no quieren escuchar
Lo que desean, es luchar

No hay comentarios.: