domingo, 15 de junio de 2014

LA REFORMA





La mire, sin emoción y sin empeño
Amarizando en los mares del destino
Recitando los besos oprimidos
Encontrados por algunos peregrinos
Florecieron, cual jardines celestiales
Ocultos en las montañas de la vida
Riquezas comprendí con los versos
Marte es el planeta que me guía
Amarizando sueño todavía

No hay comentarios.: