domingo, 29 de junio de 2014

EL REAL DE SANTA MARIA





En los albores de la vida misma
Lejos de las ambiciones y querellas
Recorrimos fugases las estrellas
En cuásares detrás de las centellas
Al cosmos llegaríamos unidos
Leyendo con luces esparcidas
Danzarinas las nubes escuchaban
En las tardes de paz y de amorío
Seremos fuertes trovadores
Ardientes para el placer y la delicia
Nacidos para mar y ser amados
Todos felices por el resto de la vida
Amaremos las pasiones lujuriosas
Muchas veces ocultas en nuestras almas
Amaremos las mujeres hermosas
Radiantes de placer y fantasía
Ilusionamos esperamos la partida
Amaremos los frutos de la vida

No hay comentarios.: