domingo, 15 de junio de 2014

EL PALMAR





En la soledad, el alma se agiganta
Lejos del tumulto y del ruido
Pacientes, encontramos nuestras almas
Acariciando las formas de la vida
Las encuentran, con cuerpos transparentes
Más hermosas, que las dalias florecidas
Aumentaron, los amores en la vida
Reluciente el alma nos convida

No hay comentarios.: