domingo, 1 de junio de 2014

CIENAGA DE ORO





Culebras blancas habitaron la tierra un día
Irradiaron encanto y belleza
Eran hermosas y amigas de la naturaleza
Navegaron en el cosmos, con amor y fantasía
Encontraron en la tierra ambienta y nobleza
Ganas tuvieron de llegar a la maleza
Allí llegaron y escucharon melodía
Daban vuelta y movían la cabeza
Estaban embrujadas de fiereza
Oculta estaba la omnipotencia
Recordando al reptil su pereza
Orates son los que creen en su opulencia

No hay comentarios.: