martes, 3 de junio de 2014

AYACUCHO





Anocheció y la luz era divina
Y se fue transformando de mil colores
Apareció un cometa peregrino
Cuya cola era larga como el camino
Un minuto estuvo entre nosotros
Causo dolor, penas y amarguras
Hechizados quedaron los hombres
Otras apariciones tendremos nuevamente

No hay comentarios.: