jueves, 15 de mayo de 2014

SAN ANTONIO DE TEQUENDAMA





Su belleza la cantan los poetas
Abren el corazón a la inocencia
Nítidos rayos atraviesan las cristalinas aguas
Al paisaje le dan belleza
No quieren romper el universo
Tiemblan de emoción, el contemplar tal hermosura
Opulencia tendrán en otros mares
Notas musicales, de sus rocas se desprenden
Iniciando un descenso, hacia el fondo de la eternidad
Ondas gigantes de luz y de hermosura
Dan al paisaje un embrujo terrenal
En este salto, varias almas se enloquecen
Tiemblan y se lanzan a su sima
Esperan encontrar la eternidad, en sus entrañas
Queriendo terminar, pronto sus vidas
Unos ogros grandiosos, lo protegen
Están pendientes, de las mentes de los hombres
No pueden detener a los suicidas
Dejan que la roca los arrulle
A esa región hermosa, la adoro
Muchas almas se sienten atraídas
Amo la paz y la salud de su murmullo.

No hay comentarios.: