viernes, 16 de mayo de 2014

PALERMO





Prefiero la soledad; el ruido me entristece
Al aire lo busco en las montanas vírgenes
La música me encanta, cuando el alma se divierte
El verso me fluye, como venido de los cielos
Retengo una mirada, cuando es mirada de amor
Me encantan las noches, cuando la tormenta es fuerte
Olvidar quiero; la vanidad del hombre

No hay comentarios.: