miércoles, 14 de mayo de 2014

LA ARGENTINA





Las oraciones que aprendí de niño
A los hijos las quiero enseñar
Amo la oración porque es pura poesía
Recuerdos gratos me traen de temprana juventud
Grande es la oración en esta vida
En el cielo la escucha Dios alegremente
No tiene rival en el universo
Tenuemente se encamina al cielo
Irradia amor y poesía
Necesaria es la música que al oído le produce
A Dios le agrada y lo quiero con placer


No hay comentarios.: