domingo, 11 de mayo de 2014

JERUSALEN





Juntábanse los amigos para arreglar el país
En el café de la esquina y en la tienda de don Luís
Rajaban del gobierno y de los ministros de turno
Utilizaban palabras no fáciles de traducir
Siempre hablan los mismos y los demás escuchan
A todos lo que se hacía, siempre lo criticaban
Los gobernantes de turno, heridos salían
Eran como marionetas al terminar el día
Nosotros arreglaremos el país algún día

No hay comentarios.: