viernes, 9 de mayo de 2014

GAQUENZA





Gozamos como niños con las olas
A ellas las queríamos acariciar
Qué hermoso que las olas no murieran
Unidas volverían a saltar
En el mar la dicha se agiganta
Zarpando para alcanzar la paz
A la felicidad el alma debe llegar

No hay comentarios.: