lunes, 26 de mayo de 2014

EL GUACAMAYO





Es un bosque bello y curioso
Lo adornan arboles tranquilos
Gozaba en sus parajes mi juventud florida
Universos enteros quise frecuentar
Al susurrar del viento, sus hojas se adormecen
Ciertas penas, se pueden olvidar
A un bosque de guacamayos florecidos
Muchos misterios se le deben arrancar
Allí las aves, cantan armoniosas
Y la inquieta serpiente, se pone a suspirar
Olvida su veneno y se pone a silbar

No hay comentarios.: