miércoles, 21 de mayo de 2014

CORRALES





Cabezas de cerdo me espantaron en la infancia
Obstinado me ocultaba en los rincones
Recorría por mi cuerpo un frio intenso
Raras visiones a la mente iban llegando
Allí esperaba hasta que las visiones se alejaran
Los recuerdos de esos días me entristecen
En estos días, la mente no comprende
Si era temor o una grata profecía

No hay comentarios.: