viernes, 16 de mayo de 2014

CONDOTO





Conocí los camarones en estas tierras remotas
Orgullosos se movían en el fondo del riachuelo
Nadaban, como embrujados por perlas diminutas
Después de haberlos comido, se me aumento el apetito
Orgasmos requería, pero con mujeres bonitas
Todas querían complacerme, buscaba las bonitas
Opíparas cenas tuve, en esas playas benditas

No hay comentarios.: