sábado, 24 de mayo de 2014

BUENAVISTA





Bellos paisajes se observan en la cima
Unos atardeceres que el alma no comprende
Están teñidos de luz, detrás de la colina
Nacimientos tan extraños, la mente no comprende
Allí se observan las sombras divinas
Vaivenes misteriosos, que del alma se desprenden
Intentan descifrar, las hadas adivinas
Son tan hermosas que el alma se adormece
Todos los artistas, lo quieren cautivar
A los bellos atardeceres, Dios los hizo florecer

No hay comentarios.: