lunes, 3 de septiembre de 2012

PORTO BELLA





Permanecía oculto en el ocaso
Ofreciendo la sed de lo infinito
Retumbaban las tapias de granito
Tu cuerpo acaricie con un abrazo
Opíparos besos me esperaban
Bocas con sabor a cielo
El viento acariciaba el negro pelo
Las ilusiones en silencio navegaban
Amo la vida estando en el ocaso

No hay comentarios.: