lunes, 3 de septiembre de 2012

PAYSANDU





Pensamos danzar en la tumba
Abanicada por los vientos de abril
Y nos juramos amores en mil y mil
Serenos miramos la catacumba
Apareció un canto lastimero
Nítido, siguió por el sendero
Dejo la huella, suspiro primero
Una sombra, apareció en el lucero

No hay comentarios.: