domingo, 18 de marzo de 2012

MAZATLAN




Muy hermosa la aurora boreal aquella tarde
A nuestras almas las dejo enamoradas
Zumbidos que el amor deja avasalladlos
A los compas de los incendios en otros cielos arden
Todo brillaba en el infinito cielo
La ilusión respiraba generosa
Ardían los cielos silenciosos
Notas tan bellas no se conocían en el piélago

No hay comentarios.: