domingo, 18 de marzo de 2012

CEBALLOS




Crisantemos sedientos de dulce hermosura
En los vergeles donde fruteció el amor.  El edén
Buscando amores, algunas veces puede
Ardientes emociones emergen en la llanura
Las flores son hermosas y divinas
Los idilios acercan al señor
Obtenemos cerca el canto del ruiseñor
Su trinar es dulce y se vuelve cristalino

No hay comentarios.: