sábado, 17 de diciembre de 2011

TEZUCLAN




Tomo la pluma mirando al infinito
Espero encontrar el azimut de la inocencia
Zarpar quisiera por los cielos misteriosos
Un peregrinar que el alma necesita
Toda esperanza, es vibración generosa
La vibración es amor y es poesía
Al escuchar la vibración, el alma se agiganta
Nace el acróstico que viajo de lo infinito

No hay comentarios.: