sábado, 10 de diciembre de 2011

CUERNAVACA




Canciones escuche en la madrugada
Una música venida de los cielos
Era la sangre que estaba enamorada
Recorría los huesos y los pelos
Notas de pasión aparecían
Agradando a los sentidos lujuriosos
Vergeles florecidos por el viento
Acariciaban las ilusiones mías
Crepúsculos soñadores florecían
Al escuchar tu voz que enmudecía

No hay comentarios.: