sábado, 31 de diciembre de 2011

CIUDAD DEL VALLE




Ciertas noches llegan los suspiros
Indicando que el alma está contenta
Un rosal envía los gemidos
Dejando que brote el manantial
Amar el manantial es divino
Después de que el crepúsculo se duerme
Dejar que el alma se nutra de tristeza
En algunos momentos de flaqueza
Los montes escuchan el quejido
Vaivenes cruzan la mente apasionada
Al escuchar los suspiros silenciosos
Las noches se vuelven hermosas
Los suspiros vuelan dichosos
En las noches, el amor se encuentra enamor

No hay comentarios.: