sábado, 10 de diciembre de 2011

CIUDAD ALTAMIRANO




Centurias vibratorias nos entregan
Irradiando ilusiones pasajeras
Universos radiantes nos esperan
Descanso eterno el alma nos depara
Arden los mundos de ilusiones vanas
Danzando en orbitas que el destino les asigna
Al escuchar el mandato, que es divino
Los mundos sueñan y se sienten amorosos
Todo en la vida es amor y fantasía
Aumentan las delicias de la vida
Musitando plegarias nuestras almas
Iluminadas por vibraciones misteriosas
Recorren abismo silencioso
Alcanzando las cimas de la gloria
Navegan en bajeles de la historia
Obedeciendo a mandatos de los cielos

No hay comentarios.: