lunes, 17 de octubre de 2011

SAN JUAN

Un agricultor honesto
Vencido por la vejez
Atento a la lucidez
La hacienda, ofreció molesto

Estaba ilusionado
De batallar con la vida
No comprendió la huida
Despertó enamorado

Se firmo la transacción
En la capital del ensueño
Apareció la desesperación

La muerte llego temprano
En ráfagas de lamento
Y abrazo al ciudadano

No hay comentarios.: