domingo, 16 de octubre de 2011

OLAYA

Orinaban las chicharas en el árbol de la plaza
Los hombres recibían las brisas matutinas
A esa lluvia se atribuían acciones milagrosas
Y la suerte les traía, y el espíritu gozaba
A las chicharas y al árbol yo cantaba

No hay comentarios.: