domingo, 16 de octubre de 2011

CAÑAS GORDAS

Crecimos sanos, como el zumo de la caña
A nuestros campesinos, les debemos ese invento
Ñeros eran en los trapiches incipientes
A sus hijos querían cuidar sabiamente
Sabiendo que su liquido, era licor del cielo
Garantizaban el alimento del cuerpo y del alma
Otras veces, el espíritu volaba
Recitaban versos y eran bravos en la lucha
Daban la impresión de ser hombres renovados
Al zumo lo convirtió en licor de dioses
Siempre lo hace y lo ve con cariño

No hay comentarios.: