lunes, 30 de mayo de 2011

ZARAGOZA

Zumbidos de viento en la arboleda misteriosa
A los paisajes los quiere cautivar
Ríe de dicha cuando las pasiones la enloquecen
A conquistar los hombres su espíritu de dicha
Gozara conquistando al taciturno
O tal vez al grito del poblado
Zafiros parecen sus ojos en acecho
Atrapar a los hombres, es un don que Dios le dio.

No hay comentarios.: