domingo, 22 de mayo de 2011

LA VICTORIA

La carne fue vencida por el espíritu sincero
A la sangrienta lucha la paz regresó
Victorias se celebran los hombres de otros días
Indicándonos que ellos si sabían dictar
Comenzaban con ayunos y meditaciones ejemplares
Tenían una meta que cumplir
Oraban, encausando los pensamientos al cenit
Respiraba el espíritu grandeza
Irritando la carne vencida
A sus pies se postro y sigue vencida

No hay comentarios.: