martes, 31 de mayo de 2011

ENVIGADO

En una tarde gris la tuve entre los brazos
No pensó que el amor la poseía
Vientos de ilusión su cuerpo desprendía
Imitando el amor de las musas celestiales
Gozamos y los cuerpos se juntaron
Amor y pasión se encendió en ese instante
Después de esa tarde la felicidad no ha faltado
Otros amores por ella, he dejado

No hay comentarios.: