domingo, 22 de mayo de 2011

BUENAVENTURA

Bienaventurada eres por quitar el hambre al peregrino
Un menú tan frugal en la bóveda celestial se puede hallar
En todas las cocinas de las amas pueblerinas
No falta una comida que nos hace suspirar
A los sentidos embriaga locamente
Vierten el aroma esparcido por la brisa matinal
En todo momento las comidas queremos degustar
Nutren el cuerpo y el espíritu queda satisfecho
Tortuga sudada es un plato temerario
Unos mariscos nos llenan de emoción
Robalos, pardos, guisas son la felicidad del viajero
A los sentidos los queremos complacer

No hay comentarios.: