jueves, 28 de abril de 2011

SESENTA

Suspiramos de emoción al declinar el día
Esta nuestra alma desierta y llena de armonía
Sentimos de nuevo la dicha de triunfar
En los misterios del alma atormentada
Nutren de felicidad el recuerdo de la vida
Temblamos de emoción cuando se acerca la partida
A la eternidad llegaremos preparados

No hay comentarios.: