jueves, 28 de abril de 2011

EL DESAYUNO

El olor produce felicidad plena
Lo imagino navegando por los cielos
Duerme el espíritu, pero el cuerpo lo sustenta
Es un placer tenerlo en la alborada
Surtir su ternura y perfume
Agrada los sentidos produciéndole placer
Y después del gozo soñaremos con amor
Útil en el peregrinar de la existencia
No tenerlo es castigo horrendo
O es vivir la vida sin vivirla

No hay comentarios.: