jueves, 28 de abril de 2011

DOSCIENTOS

Duendecillos escondidos en los mundos
Oscurecen la felicidad de los seres
Son sombras de flores perfumadas
Crecen en las noches silenciosas
Ilusionan a los hombres atrevidos
Estaban presentes en los albores de la tierra
No eran temidos por los hombres justos
Tomaban formas graciosas
Obtenían los favores de las damas
Saludaban gozosos la alborada

No hay comentarios.: