domingo, 13 de marzo de 2011

TREINTAYUNO

Todos lo querían, todos lo adoraban
Rosas de todos ellos recibían
En todos los lugares la guardaba
Impregnaba la tierra de amor y poesía
No tuvo enemigos, teniéndolos cercanos
Todos la admiraban, por los milagros que hacia
Apareció en un pesebre y la estrella lo seguía
Y fue Inspirado por el Dios de los cielos
Utilizo la parábola, no escribió ninguna letra
Nació una nueva era, la salvación del hombre
Oraba, después del milagro que hacía

No hay comentarios.: