martes, 7 de septiembre de 2010

FATIMA

Feliz mujer cuando el ángel anuncio su dicha
Amor sintió por el universo
Tomo dichosa la anunciación del verbo
Irradiaba destellos y luz de diosa
Mantuvo pendiente de su fruto
Amando el hijo, el Dios y el creados del universo

PIO

Papa de los grandes fuiste
Investigador de las leyes celestiales
Observador y seguidor de Cristo

PAULO

Papa Pablo sexto lo llamaron
Amarías la humanidad doliente
Universalidad, querías para el cristianismo
Luminosidad transparencia para la iglesia entera
Obtuviste la felicidad en el ocaso de los anos

JUAN

Jesucristo ilumino tu vida
Ungiéndose como sucesor de Pedro
Amarían los seres de la tierra
Navegando en los mares de la vida eterna

IGNASIA

Inspirada y nacida en tierra americana
Germinaría un día como su santa preferida
Necesaria era su presencia
Anocheció América radiante
Salvación y salud veían sus fieles
Inteligencia, trabajo y paz pedían los hombres
A la nueva santa de la iglesia

ESTEBAN

Escrito estaba, que por el profeta:
Saldría un santo de Pacora sombría
Tiempo y espacio necesito el prodigio
El esperado santo apareció un día
Bendiciendo y amando su comarca
Acontecimientos místicos esperan
Navidades felices nos aguardan

MARTIN

Mares altaneros y olas danzarinas
Amaneceres dantescos atardeceres celestiales
Recorrían su cerebro como serpientes endiosadas
Tuviste la juventud ardiente de las tempestades
Imaginaste montanas parlanchinas
Noches estrelladas de ilusiones

ISIDRO

Inspirado por Dios, trabajaba en la campiña
Sembraste flores, frutas y hortalizas
Imaginabas el universo como un huerto florecido
Domador de tierras áridas y estériles
Requería trabajo, paciencia y satisfacción
Obtuviste el huerto florecido, al ser santo de Dios

GABRIELA

Gracioso fue tu caminar sensual y zalamero
Atraías multitudes, al recorrer las calles
Bajabas y subías a cimas altaneras
Recuerdos traídos de lejanos universos
Iniciaste amores con hombres juveniles
Encontraste amores y placeres terrenales
Las mujeres admiraban su caminar gracioso
Al ocaso no sé, cual es su destino

ROMELIA

Rosal cuyos capullos esparciste
Olorosos, diáfanos y hermosos
Mejillas sonrosadas y atrayentes
Eran la mirada de la gente
Labios seductores y sexuales
Invitaban a los placeres de los hombres
Amantes que buscaron y se fueron

GILDARDO

Grandes destinos, se cruzan en la vida
Ilusionados los hombres te sonríen
Logran llegar al alto de la cima
Descansando a lo ancho del camino
Aman la vida por la belleza que producen
Recogen las cosechas del pasado
Dejan brillar su mente enamorada
Obtienen descanso en el trabajo

TIBERIO

Tembló la tierra y el mundo sigue andando
Inspiración tuvo aquel poeta
Brillo una estrella, en la noche tormentosa
El amor canto suavemente
Ríos de pasiones navegaron
Ilumino el sol de otras galaxias
Olvido, que la tierra si temblaba

MIGUEL

Mereció conquistar los amores
Inteligencia la tiene aguda
Grande es su alma estando apasionado
Ungido con las aromas escogidas
Es amigo de la pasión y la belleza
Logro su objetivo con su amada

JUBINIANO

Jóvenes héroes que el destino nos entrega
Uniendo las naciones silenciosas
Bellos recuerdos de guerras placenteras
Ilusionaban las almas altaneras
Nacimos del goce de los hombres
Impacientes esperamos la partida
Agradecemos las metas alcanzadas
Nutriendo los recuerdos y la vida
Oscureció y la guerra no termina

IGNASIO

Impaciente se lanzaba en la labranza
Gozando de las bondades del paisaje
Navegaba en mares venturosos
Acariciando las brisas matutinas
Siempre fue labrador de esos honrados
Ilusionado se enfrenta con la vida
Obtuvo su mula merecida

CELMIRA

Ciega de amor, el alma nos sonríe
En los atardeceres de la gloria
Las miradas que nos envía son hermosas
Mucamas esperan en la cama
Inquieto el sexo se siente presumido
Resplandece con aroma y con besos
Aumenta las pasiones de la mente

DAMIANA

Damas que anidaban mi inocencia
Aumentando las pasiones desde niño
Mujeres con senos seductores
Impresionando a los hombres ciegamente
A las caderas el universo obedecía
Nostálgico recuerdos aparecen
Ame la pasión y sus caderas susurrantes

ADELA

A una mujer entregue mi alma
Durante la juventud obtuve la felicidad
Era pasión, era poesía
Logro despertar emoción primera
Agradezco las caricias de la vida

OLGA

Otra mujer reemplazo tu dulce lecho
Luego de morir, para salvar tu hijo
Garantizo la raza de su Caldas
Aspiro mucho, murió por su hijo agradecida

FANNY

Fueron tus pecas el idilio placentero
Acaricie tu rostro con el pensamiento
Nació una pasión divina
Nutrió la juventud y el ocaso de la vida
Yo la admiro y la tengo como amiga

CONCHITA

Cariñosa, amable y respetada en el pueblito
Orabas, reías, llorabas y eras feliz con tus amigos
No fuiste rencorosa, querías sobresalir entre los tuyos
Caminaste por senderos largos y tormentosos
Hirieron tu orgullo las pasiones
Inclinaba su cabeza al horizonte
Temblabas de pasión, no sé porque
Amada fuiste por las esfumadas olas

PIEDAD

Princesa de mis años juveniles
Inspiración de mi eterna juventud
Encantadora niña pueblerina
Destilabas amores infinitos
Ambicionabas paraísos encantados
Diste a la humanidad, amor sin límite

JULIA

Juventud de niña enamorada
Unas veces pensabas en los hombres, otras en los dioses
Libertad, como el viento reclamabas inocencia
Invitabas al romance, el dialogo y la paz
Anticipaste, la dicha de la juventud

NELLY

Nuestra amiga de infancia aventurera
Era como una flor en primavera
La juventud la paso pensativa
La senectud complacida con sus hijos
Y vivirá dichosa eternamente

ADELAIDA

Anturios que florecen en las noches
Dejando a la luna pensativa
El viento susurra enamorado
Las estrellas la miran amorosas
Amo las noches con estrellas titilantes
Invoco al rey del universo
Dejo pensar su mente enamorada
A los Anturios las noches los protegen

ALDEMAR

Amaneceres hermosos lo enamoran
La mente se siente cautivada
Descansa su alma enamorada
Encuentra placer en su mirada
Margaritas azules le atormentan
A los pétalos les quita sus colores
Recuerda los amaneceres de otros tiempos

ZULMA

Zumo de frutas, de bosques embrujados
Ubres de amazonas, de bosques perfumados
Luz de sol, de bosques florecidos
Miel de labios, de bosques encendidos
Amor de hombres, de bosques turbulentos

MIGUEL

Mi mente los recuerda con tristeza
Imprimía belleza a su mirada
Gozaba contemplando los abismos
Utilidad tuvo de animales en la tierra
Encontró una mujer misteriosa
La beso generoso

BETTY

Buscadora de caricias y de mimos,
Es tierna y angelical como las hadas
Ternura produce su mirada
Temblorosa espera a su amante enamorado
Yace tranquila a lo largo de la vida

JAVIER

Juntas las almas, miran al ocaso
Ardientes y enamorados de la vida
Vierten el cáliz que les da la vida
Irradian gentileza y alegría
Estuvo navegando silencioso
Resplandeció en el ocaso vigoroso

NOHEMY

Noches de amor se encuentran en su alma
Ondinas de placer, la mente las descubre
Hipnotiza con los labios la sonrisa
Encuentra placer con su mirada
Mejores días, esperan otras dimensiones
Yaciendo enamorada de la suerte

OFELIA

Ojos con sabor a cielo
Frente coronada de ilusiones
En los labios se mira las pasiones
La sencillez la lleva en la figura
Irradia dicha y susurros primorosos
A los ojos el cielo los cautiva

MARIA TERESA

Mujer con suerte en avatares de la vida
Amante del placer y las miradas
Rosas encuentran en las noches desoladas
Ilumina a los hombres con su mirada
Arde en pasiones por hombres amorosos
Ternura imprima al cuerpo enamorado
Es cariñosa y se siente apasionada
Recorre mundos con su mirada hermosa
Es alegrante u llena de ternura
Siempre será feliz en esta tierra
Ama la gente y la suerte conseguida

CELINA

Cariñosa y pendiente de caricias
Enamorada de las nubes y el destino
La emoción que siente cuando mira
Indica que su alma es generosa
Navega en jardines florecidos
Armoniza con las aguas cristalinas

HUGO

Hechicero y sediento de pasiones
Utilizo la mente cristalina
Gozo con las mujeres pueblerinas
Organizo su vida como quiso

JAIME

Juró ser fiel a la mujer amada
Amó la vida en forma apasionada
Inquieta se encuentra su alma enamorada
Mensajero de pasiones y de amores
Está esperando a la musa idolatrada