martes, 21 de diciembre de 2010

EL FENOMENO DEL NIÑO

En nuestra América apareció rabiosa
La gente no comprendía los modales
Fue un desbastador del universo
En sequias e inviernos permanentes
Naufragó la avicultura
Orgullosos los ríos se desbordaron
Muerte encontraron los seres de la tierra
El verano fue atroz en otros lares
Necios incendios destruyeron nuestras siembras
Odres de miel, la selva no produjo
Desbastador y cruel fue su presencia
En penuria nos tiene desde entonces
Las oraciones que ofrecemos no responden
Nuestro porvenir se siente amenazado
Inquieta esta la mente desde entonces
Ñeros de desgracia son los hombres
Oraremos para que el niño se adormezca

No hay comentarios.: